jueves, 19 de marzo de 2009

El borde en UK

The Big Borde ha tenido que abandonar de nuevo por unos días su tierra natal y visitar un país extraño. Londres ha sido mi reciente destino, para asistir a un evento secreto, desconocido por la opinión pública y cuyo anonimato queda cubierto por la firma de un NDA...

No hace falta irse muy lejos para descubrir cuánto podemos y debemos mejorar en nuestro país. Recientemente escribía sobre Iberia y una tercera compañía(TBB). Todos sabemos que esa compañía es British Airways, y que hace ya bastantes meses que Iberia y British operan con código compartido, es decir, en determinadas rutas, podemos comprar un billete en British y volar con Iberia, y viceversa. En esta ocasión volé a Londres con British y volví a Barcelona con Iberia, pagando el billete a British. Y fue muy aleccionador hacerlo así. Además de las presuntas huelgas encubiertas, se habla mucho en círculos económicos sobre el canje de acciones de ambas compañías cuando se produzca la fusión, es decir, cuánto más vale British que Iberia. Yo no sé cómo miden eso los economistas, pero el sufrido pasajero no creo que tenga dudas sobre cuál de las dos empresas vale más, al menos respecto a la calidad del servicio.

Ambos vuelos salían de noche. En el de British, daban cena gratis (un sandwich y una botella de vino). En el de Iberia, te daban una carta con el precio de los bocadillos y el vino... Pero eso sí, si pagabas la cena te regalaban una chocolatina.

En ambos vuelos tuve que ir del avión a la terminal en autobús. En el de British, un señor de la propia compañía pedía amablemente a los pasajeros que se dirigiesen hacia el fondo del vehículo y rápida y ordenadamente se llenó el autobús y llegamos sin incidentes a nuestro destino. En el de Iberia, la organización espontánea de los pasajeros en el autobús provocó 13 codazos, 21 empujones y 37 gruñidos, 3 de ellos míos.

Para facilitar el proceso de facturación en ambos vuelos hice el check-in por internet. En el de British, tuve que imprimir una sola hoja. En el de Iberia, dos, una de ellas con publicidad.

En ambos repartieron prensa. En el avión de British pude leerla cómodamente. En el de Iberia, el periódico no cabía en el espacio disponible entre mi asiento y el de delante si lo inclinaba más de 30 grados hacia delante.

Si el horario lo permite, obviamente optaré por British la próxima vez que tenga que ir a ver a los hijos de la Gran Bretaña. Y deseo a todos los accionistas de Iberia mucha suerte con el canje de acciones, si éste llega a producirse...

Emocionante fue bajar del avión y encontrar un mensaje que indicaba por donde debían entrar los bordes a UK. Todo un detalle...



Después de este mensaje de bienvenida, lo poco que pude ver en Londres volvió a recordarme lo mal que se pueden llegar a hacer las cosas en Barcelona. No es la primera vez que he ido a Londres, habré estado unas 10 veces, pero esta vez hacía quizá un par de años que no iba y casi había olvidado algunas sutiles diferencias entre la sociedad anglosajona y los españoles que nos rodean...

Por ejemplo, los ingleses se colocan al lado derecho de las escaleras mecánicas si se van a quedar parados mientras éstas suben. Y los ingleses que tienen prisa pueden subir andando por el lado izquierdo. En España, mucha gente, especialmente aquellas personas cuyo culo es difícilmente franqueable en un espacio reducido, prefieren colocarse al lado de otra persona dotada de unas posaderas de magnitud similar y de esa manera bloquear el paso a los demás usuarios mientras conversan animadamente sobre la última hazaña del personaje del corazón de turno.

En Londres, cuando un tren llega a la última estación y en ese mismo andén hay gente esperando para subir, los usuarios que acaban de llegar a su estación bajan ordenadamente, una vez que están todos fuera unos empleados de la empresa ferroviaria entran en el tren, se vuelven a cerrar las puertas, se realiza un rápido chequeo de seguridad, tras lo cual se vuelven a abrir las puertas y los empleados bajan del tren. Hasta aquí, admirable, pero lo mejor es que la gente todavía no sube al tren. Segundos después, por megafonía se indica que ya se puede subir al tren, y ordenadamente, la gente lo hace. Invito a quien no lo haya hecho nunca que coja el Metro en Santa Coloma y vaya a la estación de Fondo alrededor de las 8 de la mañana. Hordas(Wiki) de marujas asesinas y otros especímenes sociales diversos ponen en serio peligro la integridad de quienes pretenden bajar pacíficamente en esa estación, pese a que, con letra pequeña y sin recordarlo por megafonía, se nos recuerda tímidamente que debemos dejar salir del vagón antes de entrar...

Los ingleses suelen gritar mucho, sobretodo cuando van al fútbol. Pero el 99% restante de ingleses son bastante pacíficos. Por si no nos parecen suficientemente tranquilos, en el Heathrow Express hay vagones especiales, las Quiet Zones(link), en las que no nos vamos a encontrar con el ambiente habitual de los medios de transporte de nuestro país. Tonos de llamada con canciones de Los Chunguitos, individuos que hablan gritan por el móvil que este mes no van a pagar a su proveedor, que lo tiene que entender, pues claro, ya sabemos, son personas honradas, siempre han pagado aunque tarden un poco, o jovencitos con el plato de comida siempre caliente en casa de sus papis y su propio teléfono de última generación, que por muy último que sea suena a lata cuando pones música mala a toda pastilla, y por supuesto, niños malcriados e insoportables que gritan, corren, saltan y molestan a los demás, y ni siquiera cambian de actitud cuando su madre dice "hijo, para ya, que ese señor se va a enfadar"...

No sé si algún día conseguiré subir por una escalera mecánica sin miedo a chocar con un culo a una mujer pegado y salir rebotado escaleras abajo... Tampoco sé si salir del Metro en una estación con muchos pasajeros y pocos asientos dejará de ser un deporte de riesgo. Ni puedo saber si llegará un momento en el mis conciudadanos escuchen su música sin compartirla de manera altruista con los demás. Mientras, siempre nos quedará Londres...

3 comentarios:

Jordi dijo...

si señor! muy bueno! por cierto el de la fotu no sera un borde haciendo sus necesidades y dando ejemplo? :)

falisco dijo...

Te recomiendo un artículo que he leído hoy en la revista QUO y me ha recordado al borde. http://www.quo.es/ciencia/psicologia/lenguaje

theBigBorde dijo...

Jordi, afortunadamente pude desahogarme en el avión, la foto no es lo que parece... ;)

falisco, tremendo el enlace. Me ha gustado especialmente lo del crecimiento negativo, tenía pensado escribir sobre ello. Voy a ver si lo hago... ;)