sábado, 1 de noviembre de 2008

La burocracia y los niños

Los políticos los elegimos nosotros, y nosotros les pagamos el sueldo a través de nuestros impuestos. Los funcionarios dependen de los políticos, y su sueldo también se paga con nuestros impuestos. Por eso todos esperamos que, durante el ejercicio de su duro trabajo, ambos, y en especial los funcionarios, que son los que tenemos más cerca, nos hagan la vida un poco más fácil a los demás.

Creo que una de las cosas más importantes para un funcionario o un político es que los que les pagan el sueldo tengan hijos. Eso supone un nuevo pagador de impuestos en potencia, y aumenta las posibilidades de que el estado recaude más y que ellos (funcionarios y políticos) puedan negociar mayores subidas salariales, días de descanso, jornadas adecuadas a la conciliación de la vida familiar y profesional, y otros muchos derechos que el resto de trabajadores no tiene tan garantizados.

Sabiendo esto, The Big Borde se dirigió al registro civil de su ciudad para hacer el primer trámite necesario al tener un hijo, que es inscribirlo en el registro. En uso de la libertad que tenemos de elegir dónde y con qué médico queremos tener a nuestro hijo, decidí con mi señora tenerlo en un hospital en el que ejerce el doctor que controló todo el proceso de gestación. Así que el niño vino al mundo en la ciudad de Barcelona.

Pensando en que la administración y los funcionarios están para servir al ciudadano, y con la intención de hacerles el trabajo más fácil y evitar desplazamientos innecesarios en un futuro, cuando tenga que acceder a la información del registro civil, decidimos registrar al niño en la ciudad en la que vivirá con sus papás, ciudad colindante y perfectamente comunicada a través del Metro con Barcelona.

Así que con la tranquilidad de saber que el estado mi empresa paga dos días de mi duro trabajo sin que yo tenga que ejercerlo, para facilitar que mientras la mamá está en el hospital con su retoño el papá pueda hacer los primeros trámites, me dirigí con todos los papeles en regla al registro civil de mi ciudad para inscribir al niño, trámite indispensable para luego hacerlo en la Seguridad Social, pedir el cheque bebé, etc.

Y entonces la funcionaria de turno me dijo...

Lo siento, tienen que venir el padre y la madre para inscribir al hijo, porque nació en Barcelona.


Pero por favor, si traigo toda la documentación, incluido el DNI de mi esposa, en cuyo domicilio, obviamente el mismo que el mío, figura esta ciudad.

Lo siento, tienen que venir el padre y la madre para inscribir al hijo, porque nació en Barcelona.


¡Pero si la madre está en el hospital!

Lo siento, tienen que venir el padre y la madre para inscribir al hijo, porque nació en Barcelona.


¿Entonces qué sentido tiene que me den dos días libres para hacer trámites, si esos dos días mi mujer está en el hospital y usted me dice que tenemos que venir los dos?

Lo siento, tienen que venir el padre y la madre para inscribir al hijo, porque nació en Barcelona.


¿Y si la llamamos por teléfono o nos imaginamos que está aquí al lado?

Lo siento, tienen que venir el padre y la madre para inscribir al hijo, porque nació en Barcelona.


Bueno, no hay remedio, hoy no podré hacerlo, ¿pero me puede explicar al menos el por qué de esta gilipollez?

Lo siento, tienen que venir el padre y la madre para inscribir al hijo, porque nació en Barcelona.


¿Alguien puede entender por qué para inscribir a un niño en el registro civil de una ciudad distinta a la ciudad en la que nació es necesaria la presencia física de padre y madre?

The Big Borde se pregunta...

¿Y qué pasa entonces si un niño nacen en un avión o en el AVE, y el padre o la madre están en el hospital? Al no poder ir los dos a inscribirlo en su ciudad, el niño se quedaría en un limbo(RAE) registral...

Funcionarios y políticos, cada día os quiero más.

2 comentarios:

Manu dijo...

Lamentable situación si señor, pero yo me pregunto:
A un funcionario le interesa tener hijos?
Según argumenta TheBigBorde, a un funcionario se le paga el sueldo con nuestros impuestos y por tanto le interesa que tengamos hijos. Pero claro, el funcionario también paga sus impuestos (de acuerdo, no todos pero sí la mayoria) y por tanto también puede considerarse como pagador de su sueldo. El caso es si en el caso de tener hijos, estos serviran para pagar su sueldo (en el futuro claro) o para cobrar su sueldo con sus impuestos.
En fin, que no me aclaro...

theBigBorde dijo...

Excelente paradoja... Analicemos este caso concreto... Daré por hecho que cuando dices "no todos pero sí la mayoría" hablas de los funcionarios, no de los impuestos.

Yo creo que a los funcionarios les interesa que todo el mundo tenga hijos, ellos incluidos. La gran duda es si a un funcionario le interesa que su hijo sea funcionario o no. Sea funcionario o sea sexador de pollos, pagará impuestos. Así que el funcionario papá tendrá mayores garantías de conservar su status.

A primera vista podría parecer que al funcionario papá le interesa que su hijo sea funcionario. ¡Pero no es así! Porque si el hijo se hace funcionario, seguirá pagando los mismos impuestos que pagaría si no lo fuese, y en cambio, habría un funcionario más en España, con lo que el factor impuestos/funcionario disminuye, y de esta manera, el funcionario papá ve peligrar ligeramente su status.

Por ello, TheBigBorde piensa que a los funcionarios les interesa tener hijos, pero eso sí, que no se hagan funcionarios.